Lo sabemos todos, la alta bisuteria ha desbancado a las joyas de toda la vida. Podemos darnos cuenta de esto, simplemente mirando las numerosas tiendas online que existen (www.alegriab.com), igual que las físicas.

No es una nueva moda, si retrocedemos un poco en el pasado encontraremos que la bisutería siempre tenía un hueco en la moda.

Coco Chanel, como con la moda actual sentó las bases definitivas de la bisutería. Sólo ella sería capaz de presentarse con un collar de su misma marca pero con falsas perlas.  Marcó un hito ya que las mujeres ya no dependían del dinero para llevar joyas.

La bisutería no tiene límites, y en cuestión de joyas personalizadas el tamaño siempre ha importado. la década de los ochenta fue el caldo de cultivo perfecto para la bisutería como elemento de la moda imprescindible.

Con los ochenta llegaron los accesorios XXL a las pasarelas  y a las calles de las ciudades. Oros falsos, perlas  y piedras formaron parte de colecciones de Yves Saint Laurent. Con los noventa la bisutería volvió a estancarse.

Corrían tiempos de minimalismos y con ellos la bisuteria fue relegada al cajón del olvido en los armarios. Y a quíen se la pusiese era tachado de falta de buen gusto.

Como ya sabemos con la ropa, las tendencias y la moda tienden a repetirse. Son cíclicos, y como pasó anteriormente con los pantalones pitillo, los de campana y el print animal la bisutería decidió volver pero ahora con  más fuerza que nunca.

El lema es la fantasía sin límites. Ha desbancado a las joyas, a las que ha relegado a un segundo plano, al de algo más clásico sólo admitido para ocasiones muy especiales. Sin embargo la bisutería se ha empoderado como el complemento ideal para todo tipo de eventos.

Con ella no sólo puedes tener elegancia sino que puedes tener más diversión, más frescura, seguir las tendencias y jugar con la moda. Ha pasado de ser la sustituta a la joyería por falta de dinero a ser la estrella de las pasarelas.

Gracias a que no depende de materiales precioso como es el caso de las joyas permite jugar con las formas, tamaños y diseño.  La alta bisutería se lleva hoy por el diseño y no por lo caro que resulte su material.

Se han extendido los límites de los materiales utilizados, ahora las firmas que diseñan la alta bisuteria utilizan materiales como el cuero o la resina y hasta la cerámica.

El gato de Loewe, la firma Papiroga y su resina se han convertido en estándares de esta nueva revolución.

Lady Gaga, Miley Cyrus o hasta Michelle Obama han caído en la tentación. No hay famosa que no incluya entre sus accesorios al menos una prenda de bisuteria. Han pasado a formar parte imprescindible de un look e incluso a ser la prenda estrella.


Leave Your Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *