Diferencias entre los amortiguadores de gas y los hidraulicos

Para los todoterrenos (TT) una buena amortiguación es primordial para superar las irregularidades del camino sin ocasionarle daños al vehículo, además sirven para propiciar confort a sus ocupantes. Pueden conseguirse de dos tipos, los hidráulicos (o de aceite) y los de gas; cada variante interviene de forma distinta y ofrece una experiencia particular:

Cavitación: en los amortiguadores hidráulicos ocurre cuando se aumenta el fluido y logra llegar al punto de ebullición, entonces alrededor del pistón se crean burbujas que reducen su eficiencia. Mientras que en los de gas, al contener aceite y gas nitrógeno, el fluido retorna más rápido hasta las cámaras; de esa manera, se reduce la producción de burbujas y mejora su rendimiento.

Firmeza y balanceo: los hidráulicos poseen dos cámaras con aire, en las cuales por medio de una válvula reguladora entra el aceite, lo que les permite ser más suaves; por eso, al pasar sobre un bache, el impacto se absorbe mejor e incluso es posible que ni sea percibido. Con los de gas sucede lo contrario, el golpe se hace más notorio porque no se balancea.

Estabilidad: la amortiguación de gas ofrece mucha estabilidad al TT, sobre todo en situaciones exigentes como curvas cerradas, en virtud de que se tiene mayor agarre al acelerar y por ende no se inclina tanto el 4×4. Además, por ser más rígidos, se tiene mejor control de la dirección.

Vida útil: los amortiguadores que contienen gas duran más tiempo que los hidráulicos, gracias a que funcionan con mayor eficiencia a bajas temperaturas, por lo que su aceite se degenera menos.

Todo depende del estilo de conducción y preferencias de cada cual, puesto que ambos tipos de amortiguadores aportan confort y seguridad cuando se está al volante. Si opta por tener unos de gas, tendrá una suspensión deportiva y rígida, sin embargo, no serán tan suaves como los de aceite.

Antes de instalar o reemplazar alguno, es recomendable chequear el manual de usuario del todoterreno y así saber con firmeza cuál es que necesita. Si insiste en colocarle unos diferentes, corre el riesgo de que puedan traer consecuencias negativas al resto de los elementos del coche.

Una alternativa excelente al buscar algún modelo en particular es entrando a https://www.piezasdesegundamano.es/, donde puede solicitar los recambios que amerita. Este sitio tiene tantas empresas colaboradoras que es muy probable que consiga lo que busca.  Asimismo, gastará mucho menos que en otras tiendas convencionales y también ahorrará tiempo.

Deja un comentario