Teñirse el pelo es una tendencia que todas las mujeres del mundo realizan hoy en día y una de las técnicas para variar la uniformidad de las tonalidades es hacerse cambios de color mechas. Estas han sido una revolución para el 2018 y principalmente para las morenas de pelo negro o castaño.

Los mechones con tonalidades caramelo y cafés están de moda y son versátiles, especialmente para las mujeres que tiene colores muy oscuros. Algunas celebridades se imponen con este look en la alfombra roja. Y la tendencia es hacer reflejos tenues, es decir, 2 o 3 tonos más claros del color original del pelo, para dar un semblante atractivo y, a su vez, generar la sensación de volumen y brillo.

Tonalidades que están a la vanguardia

Oro:

Estas son perfectas para personas muy blancas y que tienen una base clara, la cantidad de mechas determinará la profundidad de la tonalidad. Se realizan desde la base de la cabeza o desde la mitad del pelo, todo depende del estilo que busque.

Cobrizos

Se utilizan  generalmente para darle mayor atracción visual al estilo y volumen. Son recomendados para las personas con una base marrón o color café.

En la variedad está el gusto

Las de colores brillantes son especiales para las personas que no le temen al cambio y actualmente en el mercado se encuentra una gran versatilidad de las tendencias del color y pueden ser adaptadas al tono que mejor le favorezca.

La moda abre un mundo de posibilidades para las más osadas y en 2018 los tonos rojos, rosa, azul y morado, cada vez son más destacados. Pero el ingrediente que hará lucir estas mechas maravillosamente, es la actitud.

La densidad hace la diferencia

El grosor y la técnica con la que se realizan pueden hacer que varíe el resultado. Entre las técnicas más conocidas tenemos: las californianas, que son las princesas de las mechas y nunca pasarán de moda.

Se deben usar degradadas y suaves desde la mitad del cabello. Y la tendencia es que no sean tan uniformes y, a su vez, más sutiles para que se mezclen con el pelo natural y así generar un aspecto de surfer decolorado por el sol.

El pelo debe ser decolorado en forma gradual para que pase de ser oscuro a un color más claro y puede realizarse en rubios o cobrizos. Ambos lucen espectaculares en cabellos largos.

Las Balayage se diferencian de las californianas en que la decoloración es realizada desde las raíces, para dar un aspecto natural y las porciones de pelo que se seleccionan son menos gruesas. Las mechas color Melting, consisten en hacer la unión de dos colores, creando el acabado de raíz oscura a tonos más claros en las puntas. Este es un proceso delicado y se utiliza principalmente para teñir el cabello en tonos fantasía.

Las Babylights: son pequeñas porciones teñidas, que hacen similitud al pelo de un bebé. La decoloración se hace por secciones minúsculas. Mayormente se distribuyen por toda la cabellera y se tiñen más claros que los del original, imitando el aspecto que tienen los pequeños.

A cambiar pero no tan rápido

Según sea el tono natural y la personalidad, la mujer puede hacerse muchos cambios de color de las mechas, pero es indispensable esperar al menos tres meses antes de pasar de un estilo a otro, esto con la finalidad de que el pelo recupere las propiedades y absorba la nueva coloración. ¡No lo dude más! Visite al mejor estilista de su preferencia y hágase hoy mismo un cambio de imagen radical y así sorprenderá a todos y se sentirá renovada.


Leave Your Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *