Sardinero, el Batman de las negligencias médicas. Álvaro Sardinero es el más conocido entre todos los abogados negligencias medicas. Y no es por su temple, sino por la facilidad  que tiene en describir complicaciones médicas y operaciones como si se tratase del mejor cirujano. Pero no, es abogado, un abogado que lleva más de veinte años leyendo historias clínicas, que sabría describir mejor que un estudiante de medicina delo que se trata una safenectomía (extracción de la vena safena). Además es el médico que ha conseguido lo inigualable hasta ahora, la mayor indemnización por negligencia médica dada hasta ahora. la ha conseguido a través del Juzgado de Instancia número 21 de Madrid y la cifra asciende nada más y nada menos que a 4,2 millones de euros.

¿De dónde sale este Sherlock Holmes de la  medicina? Este abogado, desde su despacho  decorado al mero estilo Risto Mejide con sillones. Chesterfield junto con paredes decoradas desde Botticelli a Liechtenstein. Mirando su despacho descubrimos un poco de su fórmula del éxito, sensibilidad, empatía y conocimiento. Y si investigamos  un poco en su currículum descubriremos que esta no es una sentencia que ha ganado por casualidad, acumula desde casos mediáticos a sentencias inéditas. 

¿Cuales son sus casos más sonados? Como primer ejemplo pondremos otro de sus  famosos casos es el del  doctor Senderowicz y una paciente suya muerta tras una intervención quirúrgica, una de las primeras condenas ejemplarizantes en este sector. Además de ser el primero en conseguir una condena por lo penal. En este caso se trató de dos residentes del Hospital Gregorio Marañón los cuales incurrieron en una negligencia médica al no percatarse de que una mujer sufría ictus  y derivarla a psiquiatría. Los casos de hepatitis B culpa del anestesista Juan Maeso o la defensa de alguno de los parientes de las víctimas de la doctora Noelia Mingo.

¿De dónde le viene esta vocación? El detonante de esta vocación médico-jurídica fue vivir una injusticia en carne propia antes de convertirse en un célebre abogado. Un familiar muy cercano falleció mientras estaba en lista de espera para una operación cardíaca. Pero Sardinero prefiere no hablar de ese tema porque «es muy delicado», porque «remueve demasiadas cosas»… Porque no quiere. Y punto.

¿De qué se trata la sentencia más cara del Tribunal por negligencias medicas? Esta sentencia fue dictada hacía en Servicio de Salud Andaluz por dejar a una niña con parálisis cerebral debido a una negligencia médica. El fatal suceso ocurrió en 2015 cuando una madre, sin ninguna complicación en el embarazo rompió aguas. En los partos con presencia de meconio se acelera el parto ya que es un signo de sufrimiento fetal. en este caso se dió y lejos de acelerarlo la madre permaneció ocho horas a la espera. Las dos primeras a la espera de dilatar, y después se programó una cesárea. Una vez concluido el parto se dieron cuenta de que la niña padecía  hipoxia (falta de oxígeno). Según el Juzgado la negligencia se dió por la  falta de premura y el abandono de la gestante. Las consecuencias de esta negligencias las van a arrastrar tanto los padres, como la hermana mayor y la niña, pues esta es incapaz de andar sola o de comer sola que ahora  tiene una discapacidad reconocida del ochenta por ciento. 

Desgraciadamente los abogados especialistas en negligencias médicas no deberían existir, seguramente estos padres cambiarian cada euro porque les devolvieran a su hija sana y salva. Pero sirven, como en este caso para dar voz y conciencia, y paliar, de alguna forma todo el sufrimiento ocasionado. Este caso, como todos los de Sardinero, son un hilo de esperanza para toda aquella gente que  se ha sentido desprotegida y sin salida al verse implicada directa o indirectamente en una falta tal.


Leave Your Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *